Salto de obstáculos

Salto de obstáculos

El salto de obstáculos es la una de las modalidades de la hípica más emocionantes.
Cualquiera que haya probado a saltar, habrá notado la sensación de querer un salto más, un poco más alto, un poco mejor…

En los saltos de obstáculos hay distintas categorias, en función de tu edad
y de tu nivel.
Igualmente hay muchos tipos de saltos con los que nos encontraremos, distinguiendo entre tres tipos de categorias:

– Vertical
– Fondo
– Combinación

Verticales:
Son saltos aislados, que requieren una velocidad no muy alta para que el caballo pueda llegar sin tocarlo. Para el caballo, estos saltos son los más difíciles, ya que
el caballo necesita acercarse lo máximo posible al salto para pasarlo de forma
suave y redondeado. Dentro de los saltos verticales podemos encontrarnos con:

– Tablones
– Muros
– Cancelas
– Barras aisladas puestas de muchas formas.

Fondos:
Estos saltos están compuestos en dos o tres partes. Consisten en una barra delante y otra detrás, dejando un espacio entre ellas. Cuanto más ancho sea el espacio entre las barras, más se tendrá que estirar el caballo. Este salto es complicado y requiere mucho esfuerzo del caballo, ya que es un salto en vertical, dependiendo de la altura de las barras y un salto en horizontal, dependiendo de la distancia entre la primera y la segunda barra. El diseño de estos saltos puede variar, podemos encontrarnos con fondos de tres barras, que son las voleas escalonadas o con fondos donde las dos barras están a la misma altura.

Combinaciones:
Son varios saltos juntos. Distinguimos:
Dobles: en donde hay uno o dos trancos entre dos saltos verticales o fondos.
Triples: son tres saltos, verticales o fondos, con uno o dos trancos entre ellos.
Caer y partir: son combinaciones en los que no hay tranco de por medio, requieren un allegada controlada, equilibrada y perfecta, en la que el caballo aprende a sentarse sobre los pies y equilibrarse solo.

Related posts

Leave a Comment