Bridas y Bocados

Bridas y Bocados

La brida y el bocado se ajustan para controlar la cabeza del caballo y se utilizan, en combinación con la presión de las piernas, a través de las riendas y el bocado, con diversos grados de contacto con la boca del caballo. La brida son varias correas de cuero, que sirven para sostener en su lugar el bocado, alque se conectan un par de riendas. El ahogadero es la correa que forma parte de la cabezada de la brida, y se abrocha bajo la garganta del caballo para evitrar que la brida se deslice sobre la cabeza.

Embocaduras

Podemos dividirlas en tres familias:

Filetes: es la embocadura más usada, permite un contacto suave y contínuo. Deberíia ser la que lleve el caballo correctamente domado y entrenado.  Tiene por lo general un cañón, a menudo articulado en dos piezas. Los anillos a cada lado se fijan a la brida y a las riendas, que tienen acción directa sobre la boca, pero no fuerza de palanca. Existe una gran variedad, desde suaves hasta muy rigurosos. También se conoce como  bridón.

Su severidad viene determinada por los siguientes factores:

– Grosor de los cañones: los gruesos son menos rigurosos.

– Forma: los curvos son más suaves.

–  Forma de las anillas: redondas u ovaladas, éstas últimas se fijan a la pieza que va dentro de la boca y permiten menos juego.

– Palillos: puede llevarlos o no, los que los llevan son más suaves.

– Material: los más corrientes son el acero inoxidable y la goma, en este caso es más suave. Aunque también los hay de cobre, acero cromado, et.

 

Bocados: se utilizan combinados con filetes. Suelen tener un paso para la lengua, con el fin de que sean más cómodos para el caballo. Deben utilizarse con cadenilla que deberá ir cubierta (de goma o de cuero, si el caballo es muy sensible) y con una falsa barbada. Las piezas laterales son rectas, fijadas a uno o dos pares de riendas y varían en longitud, aplicando fuerza de palanca sobre la boca y la mandíbula.  

Hay diferentes tipos:

– Bocado Tom Thumb Weymouth: la más suave, ya que la pieza de dentro de la boca es gruesa.

– Bocado de Doma alemán.

– Bocado de camas móviles: el más común.

 

 Pelhams: se utilizan como alternativa al filete y al bocado ya que combina la acción que realizan ambos. Es válida sobre todo para caballos que no aceptan el filete pero es muy imprecisa y debe ser utilizada por expertos. En el momento en que las manos, a través de las riendas, aplican presión sobre el bocado, esta presión se transmite al caballo de diferentes maneras, según el tipo de embocadura que se utilice:

– Filete rígido: sólo actúan sobre las barras de la boca.

– Embocadura articulada, tendrá efecto de cascanuez sobre la lengua y comprime la comisura de los labios.

– El bocado rígido hace palanca, transmitiendo presión de los brazos del bocado a la nuca.

– La cadenilla hace presión sobre la ranura del mentón.

– La doble brida combina la acción del filete articulado y el bocado rígido, aplicando presión sobre la nuca y la ranura del mentón, así como sobre las barras y la lengua.

Desde que los caballos empezaron a ser embriados, se han diseñado incontables modelos de embocaduras. La mayoría hechas a partir de metales (acero inoxidable, cobre, aluminio), otras de caucho y materiales sintéticos.   Cuanto más largas sean las piezas de un bocado, mayor será la fuerza de palanca que ejercerán.

    La embocadura Pessoa, fue inventada por el   jinete brasileño Nelson Pessoa, y en realidad es un filete elevador, que se fabrica con muchas variantes, siendo las más comunes con una o dos argollas inferiores.Su efectividad depende del grosor de los cañones del filete y de la argolla en cual se insertan, ya que no son fijos. Se suele utilizar  con dos juegos de riendas, una a la argolla del filete y otra a la argolla inferior. Otra variante es usarlo con un puente.  Agregando una correa o cadenilla se transforma en un freno elevador. Se puede utilizar cuatro riendas para un mejor control. 

Ajuste de embocaduras

Se debe tener en cuenta el ajuste perfecto,   ya que si lo hacemos demasiado fuerte puede rebelarse contra ella y en caso contrario podemos tener problemas para controlar al animal.  

Una embocadura bien ajustada, no puede golpear la dentadura, ni el caballo puede agarrarla tan fuerte como para eludir la mano del jinete. Para colocar bien una  embocadura, hay que tener en cuenta:

Un filete bien colocado deberá colgarse en la boca del caballo de tal modo que la comisura de los labios se frunza ligeramente, pareciendo que el animal sonríe.

Para insertar el filete de forma fácil, insertaremos nuestro pulgar en la comisura de los labios del caballo, obligándole así a abrir la boca.

El bocado siempre deberá ser fijado con cadenilla y correa.

La mejor forma de comprobar que el filete es el adecuado es insertando los índices entre la boca y las anillas del filete, en esa postura, los dedos deberán caber holgadamente.

La mayor parte de los caballos reaccionan mejor a un filete sencillo sin acción de barbada. Un bocado severo puede provocar dolor y resentimiento al caballo. Seleccionar la correcta en cada caso puede ser sumamente difícil. Si nos equivocamos en la elección, puede ocasionar  problemas en la boca de nuestro animal o incluso hacer que lo rehuse.

Para evitar cortes o llagas en las comisuras de los labios, deberemos vigilar que el tamaño del hierro sea el adecuado, ni muy grande ni muy pequeño. El roce podrá evitarse colocando unas gomas al filete.

En caso de que el caballo sacuda la cabeza al ser montado, convendrá que analicemos el correcto ajuste de la cabezada.

Si el caballo evade la acción del filete al abrir la boca y mantener la mandíbula rígida, convendrá utilizar una muserola alemana que no deberá ajustarse demasiado baja. Existen caballos que no se acostumbran a utilizar la embocadura, para esos casos se recomienda el uso de la cabezada sin embocadura, conocida como Hackamore. Ésta actúa sobre las fosas nasales del caballo, mediante un sistema de palanca como en el bocado, haciendo presión tanto sobre la nuca como sobre la zona sensible por encima de los ollares del caballo. Esta solución únicamente es válida para jinetes expertos, puesto que mal utilizado puede resultar doloroso para el animal. 

brida

La brida más simple y común lleva un filete. Los hay de anillo suelto como con dos articulaciones laterales, conocidas como olivas.

La brida doble tiene tanto filete como bocado, y es apropiada para las ayudas más delicadas y finas. Se usa en exhibiciones y doma.

La brida hackamore no tiene bocado, se usa en caballos que tienen la boca o dientes doloridos. Funciona con fuerza de palanca sobre la nariz y la hendidura del barboquejo, y se usa temporalmente. 

Colocación de la brida

Antes de proceder a su colocación debemos ajustarla al tamaño adecuado. Quite las correas de los fijadores y deshaga la muserola y el ahogadero. Después asegúrese que el bocado está a su nivel y a la altura correcta respecto a la boca, sin comba en las carrilleras cuando se fijen las riendas. Debe haber sólo un ligero pliegue a los lados de la boca. El bocado no deberá estar muy estrecho, pellizcando los lados, ni demasiado amplio que pueda moverse o deslizarse.

 

– Acérquese al lado izquierdo de la cabeza del caballo. Ponga la brida sobre el brazo izquierdo y la mano izquierda sobre el hocico para mantenerle quieta la cabeza, coloque las riendas sobre la cabeza con la mano derecha.

– Pase la brida a la mano derecha y mantenga el bocado separado por debajo de la boca, usando la mano izquierda. Ponga las gomas a un lado, para poder abrirle la boca.

– Coloque el bocado en su sitio, levantando la cabezada sobre las orejas, utilíce las dos manos, colocando un lado cada vez. Ponga la frontalera debajo de las orejas y ponga el mechón sobre la frontalera.

– Pase luego el ahogadero, dejando una holgura. Cierre la muserola y abróchela por dentro de las carrilleras.

– Una vez colocada la brida, pase el dedo bajo las correas para comprobar que no están muy ajustadas. Inserte dos dedos bajo la muserola y comprobar que quedan cuatro dedos de holgura entre el lateral de la garganta y el ahogadero.

Related posts

Leave a Comment