Sillas de montar

Sillas de montar

MONTURAS 

Deben estar elaboradas de cuero fuerte de la mejor calidad y mantenerse siempre en buen estado, para que dure toda la vida. También se pueden encontrar sintéticas que requieren menos mantenimiento, pero duran menos. Las hay de varios tipos, según el deporte que se practique, también las hay de diferentes tamaños, de acuerdo a la medida de nuestro  cuerpo. Antes de comprarla para saber si nos ajusta bien, se debe probar montado sobre ella,  las rodillas deberán asentar exactamente en las rodilleras.

La silla de montar se organiza en torno a un arzón, y se diseña para distribuir bien el peso del jinete de forma equilibrada, y ayudándole a estar colocado en una posición correcta, sin entorpecer el movimiento natural del caballo, al que le debe parecer cómoda. Comprobar bien y con frecuencia las correas de la cincha, para asegurar su firmeza y seguridad. La silla deberá encajar perfectamente en el dorso, sin quedar inclinada hacia atrás. Debe quedar firme sobre el lomo del caballo, sin estar demasiado apretada, para que no presione sobre la cruz del animal. Los bastes de la silla deberán quedar altos y holgados para no presionar sobre la cruz.

  Tipos   de Monturas

Monturas de doma clásica:   el asiento es suave y profundo muy confortable, permitiendo al jinete maniobrar libremente, los faldones son muy largos, su diseño hace que el jinete adopte una posición más erguida. Las hay de varios modelos y medidas. Las portaestriberas deben estar bien embutidas debajo de la faldita, unidas al armazón, para lograr una extrema resistencia y evitar roces incómodos. 

Monturas de marchas: están recomendadas para cabalgar muchas horas, se usan para hacer  Trec, Raid y   Turismo Ecuestre.    El asiento  ancho  y las rodilleras están especialmente acolchadas para una máxima comodidad, y los grandes paneles distribuyen el peso del jinete en forma uniforme. El apoyo y balance de la montura en el lomo del caballo debe ser perfecto, para que no lo lastime o incomode.  Las portaestriberas deben estar embutidas debajo de la faldita, unidas al armazón, para lograr una extrema resistencia y evitar roces incómodos.    Como se debe permanecer muchas horas montado, no debe tener ningún tipo de roce indeseable.  Su armazón debe ser resistente y flexible a la vez.

Monturas para poni: está diseñada especialmente para adaptarse a los anchos lomos de los ponis. El armazón debe presentar un paso para la pierna especialmente estrecho. El asiento es ancho y profundo, y el diseño de las rodilleras brinda una seguridad extra. El diseño de esta montura debe tener un grado de inclinación hacia la perilla y un asiento un poco más profundo, que ayuda al jinete a mantener el perfecto balance detrás de la perilla en cualquier circunstancia.  Las faldas, con sus rodilleras y almohadillas posteriores corrigen la posición del jinete. Si tienen agarraderas en la perilla, ayudan mucho al joven jinete, se pueden poner unas postizas si no lo traen.

  Monturas de salto: se diferencian de las otras por su asiento, que no es  tan profundo y su borren delantero es muy bajo, para permitir la salida del jinete durante el salto. Las faldas están muy adelantadas y poseen rodilleras que ayudan a un mayor agarre, también suelen tener un taco debajo de estas para brindar al jinete una seguridad adicional en momentos críticos.  Las hay de dos modelos muy diferentes: olímpicas, con una sola falda, mucho más livianas y las de doble falda. Las portaestriberas están embutidas debajo de la faldita, unidas al armazón, para lograr una extrema resistencia y evitar roces incómodos.

  Monturas de uso general: están entre las monturas de salto y las de doma. Se usan  para diversas actividades.  Su asiento es profundo, ancho para que sea confortable, con rodilleras no muy adelantadas, y a veces suelen traer una » banana» trasera para dar más seguridad a la pierna. El borren delantero es más alto. Son muy cómodas y están diseñadas para realizar largas cabalgatas. Se usan para cuando no se sabe que deporte ecuestre practicar, ya que se adaptan a casi todos. Tienen rodilleras que otorgan un mayor agarre y seguridad.

Monturas vaqueras españolas: son las monturas más populares que se utilizan en España, las hay de muchísimos modelos y estilos, variando sus borrenes, respaldos, incluso su manera de fabricarlas. 

Monturas western: están entre  las monturas de salto y las de doma. Su asiento es profundo, ancho para que sea confortable, con rodilleras no muy adelantadas, y a veces suelen traer una » banana» trasera para dar mas seguridad a la pierna. El borrén delantero es más alto.   

Colocación de la silla

Antes de ensillar al caballo, se debe fijar la cincha por el lado exterior, pasándola sobre la silla, con los estribos montados, sin balancearse.   Cuando va a llevar martingala o pecho petral, deberán colocarse antes de pasar la cincha, para que no se enrosque en ella. El estribo deberá estar lo suficientemente amplio como para que el pie entre y salga con facilidad.

– Si utilida sudadero o mantilla  bajo la silla, colóquelo primero sobre el dorso del caballo, ligeramente adelantado en la dirección de la cruz. Debe quedar plano y equilibrado bajo la silla, fijado firmemente para que no se deslize.

– Sitúe la silla encima del sudadero y fijelo en el arco de la silla. Deslice la silla hacia abajo y hacia atrás hasta conseguir la posición correcta, dejando el pelo plano. Afirme el enguatado contra la silla.

– Dejar caer la cincha, que se abrocha por el lado de fuera, hasta su posición correcta. Dé la vuelta por delante del caballo para abrochar la cincha por el lado de dentro, a las dos primeras correas de la cincha, o a la primera y la tercera.

– Apriete poco a poco la cincha hasta que no pueda deslizarse, sin llegar a pellizcar la piel del animal. Las hebillas han de estar niveladas. Deben quedar al menos tres agujeros de cincha por encima de la hebilla de cada lado. Debe poder deslizar la parte plana de sus dedos por debajo de la cincha.

– Deslice los estribos hacia abajo para poder montar.

– Para quitar la silla, suba los estribos. Deshaga la cincha sobre un lado y póngala sobre la silla. Sostenga el sudadero y la silla juntos, levante la silla moviéndolas ligeramente hacia atrás.

Related posts

Leave a Comment